Estás navegando aquí
Home > Reseñas - Gamevistazos - Previos > Zombis y algo más…

Zombis y algo más…

En 1993 salió a la venta uno de los juegos más populares de aquella época. Zombies Ate My Neighbors veía la luz en el SEGA Mega Drive y en Super Nintendo por parte de Konami y LucasArts.

En él nos narraban las aventuras de dos jóvenes hermanos con un look bastante cool, Zeke y Julie, quienes tienen como principal objetivo salvar a todos lo vecinos que puedan de las manos de los zombis y monstruos que atacan su barrio.

Con 55 niveles de diversión, es considerado uno de los juegos más complicados del SNES, debido a su gran cantidad de escenarios y enemigos que, en algunos casos, tienen un arma o ítem específico con el cual deben ser eliminados.

Creado como un homenaje al séptimo arte de terror de los 50 y hasta los 80, en Zombies Ate My Neighbors te enfrentabas a muertos vivientes, criaturas gigantes, monstruos del pantano, hombres lobo, científicos locos, momias, alienígenas, clones, muñecos diabólicos (estilo Chucky), individuos con motosierras y máscaras de hockey similares al íconico Jason Voorhees de Friday the 13th y algunos otros personajes más conocidos del cine como Drácula y Frankenstein, entre otros.

Su modo de juego era single o multiplayer y en cada nivel encontrabas diversos aditamentos como bazucas, pistolas de agua, paletas de hielo, jitomates, pociones, llaves, platos y muchos otros objetos que hacían, solamente un poco, más sencillo llegar hasta el final.

Aquí los autoguardados no existían y únicamente contabas con cinco vidas y los ya inexistentes passwords para poder terminar este difícil videojuego. Como dato curioso, en 1994 Zombies Ate My Neighbors tuvo una secuela llamada Ghoul Patrol, la cual no contó con el mismo éxito que su antecesor a pesar de las mejoras gráficas y nuevos movimientos de los personajes. Y sin más por escribir, disfruta del GameVistazo que preparamos para ti de este clásico del Super Nintendo.

Comments

comments

Deja un comentario

Top