Estás navegando aquí
Home > Revisiones > Sunset Riders, la historia Western en tu Super Nintendo

Sunset Riders, la historia Western en tu Super Nintendo

Hace un tiempo me reencontré con un querido y viejo juego que me arrebató muchas horas cuando mas jóven y que aún hoy en día, lo considero toda una maravilla y un título muy original para su época y momento. Me refiero a Sunset Riders que lanzara Konami allá por 1992-1993 primeramente para Arcadias y luego realizara una conversión para consolas caseras. Yo jugué tanto la versión de SEGA Genesis como la versión que salió para SNES. Esta última sin duda era la mejor. La conversión fue casi perfecta a la de Arcadias, perdiendo en la transición mínimos detalles que en verdad ni cuenta te dabas.

Este juego, para quien no lo ubique, fue lanzado en los años en que Konami sacaba Arcadias enormes de hasta 4 jugadores (Vendetta, TMNT: Turtles in the Time, X Men, etcétera) y que realmente hacían la delicia de chicos y grandes, ya que contaban con muy buenos gráficos y extraordinario sonido, hasta existieron versiones de dos pantallas por máquina para hacer más espectacular la presentación. Varias de estas Arcadias llegaron a las consolas caseras, pero sin duda la que más se asemejó fue Sunset Riders, un juego ubicado en el viejo oeste en el cual cuatro valientes “vaqueros” debían salvar a un pueblo de varios bandoleros y sus secuaces.

La premisa era sencilla: debía elegir entre cuatro personajes: Cormano, Billy, Steve y Bob, armados con revolvers y en el caso de Cormano y Bob con par de poderosas, pero más lentas escopetas. Debías recorrer 8 escenarios, que recreaban perfectamente el espíritu del viejo oeste: cantinas, trenes, pueblos, praderas, asentamientos indios, etcétera. Al final de cada escenario, debías enfrentar a un jefe por el cual se ofrecía una recompensa que iba creciendo dependiendo su dificultad. Cada jefe era bastante carismático y que lejos de odiarlos, te terminaban cayendo bien, destacando un par de jefes mexicanos “El greco” que te agarraba a latigazos y “Paco Loco”, un gordo calvo que te disparaba con una enorme ametralladora, además que cada “Boss” tenia un estilo diferente de atacarte y un pequeño diálogo “hablado” al inicio del combate y antes de morir, detalle que pasó integro a la versión de SNES y que le daba un toque de humor y personalidad a los jefes y al juego en general.

Este juego se asemejaba un poco al clásico Contra, en el que una sola bala era suficiente para acabar con tu vida, mientras el escenario se llenaba de enemigos que, escondidos tras balcones, ventanas, barriles, carretas, bloques de paja y demás parafernalia “western”, te disparaban sin piedad, además de lanzarte dinamitas, bombas y botellas incendiarias, sumado a esto, en dos ocasiones debías escapar de una estampida de vacas y toros que corrían hacia ti y que debías pasar sobre sus lomos para poder escapar. En un par de escenas podías montar a caballo y desde allí pegar de tiros, mientras perseguías un tren o una clásica carreta… Como ves, un juego con todo lo que una buena historia escenificada en el viejo oeste debe incluir.

Existían un par de escenas de bonus que consistía en una perspectiva de primera persona en la cual, sólo movías una mira y debías acabar con cuanto bandido se te ponía enfrente, algo que nuevamente pasó calcada a nuestra querida SNES.

Sunsent Riders era un juego que presentaba un buen reto: no era fácil pero tampoco rayaba en lo desquiciante, se disfrutaba y mas si se jugaba entre dos personas, ya que se podían armar pequeñas estrategias para enfrentar a los enemigos, tomar los powers ups, las vidas, etcétera, a lo que sumado al original desarrollo del título y la extraordinaria música, nos daba como resultado un juego redondo, de esos que se te graban en la retina y en el corazón de gamer. Nunca hubo una secuela ni remasterizaciones, ni nada de eso y que quizá no lo necesitaba. Si lo jugaste, estarás de acuerdo con cada línea dicha aquí, si no, créeme que te perdiste de un extraordinario juego de disparos de esos, que ya no se ven… ¡Yiiiiiijjaaaaaaa!

Comments

comments

Deja un comentario

Top