Estás navegando aquí
Home > Revisiones > Little Nemo The Dream Master un dulce y clásico sueño para tu NES

Little Nemo The Dream Master un dulce y clásico sueño para tu NES

Una noche, el pequeño Nemo dormía plácidamente en su cama cuando de repente, un enorme barco bajó de las nubes. De este enorme barco volador, llegó un mensajero e irrumpió en el cuarto del pequeño niño. El mensajero dijo que venía del reino de Sumberland y que la princesa de este mágico lugar, lo invitaba a jugar con ella. Nemo, desconfiado dijo que a él no “le gustaba jugar con las niñas”, el mensajero rapídamente da un regalo a Nemo de parte de la princesa: una bolsa de caramelos. Nemo muy contento, acepta ir a conocer a la princesa. Al llegar, Nemo descubre que el rey de Slumberland, Morfeo, ha sido secuestrado por el rey de las pesadillas… y como buen niño que es, debe rescatar al rey.

Con este inocente argumento, comienza Little Nemo: The Dream Master, un extraordinario juego de NES, que salió allá de 1990 y que fue programado por Capcom, basado en la tira cómica “Little Nemo in Slumberland” creado por el dibujante Winsor McCay, a principios del siglo 20 y que luego fue adaptado a un animé en los años ochentas.

Little Nemo: The Dream Master, es un juego de side scrolling que tenía una mecánica algo parecida a lo que vimos en Mario Bros. 3, con gráficos muy buenos y de estilo caricaturesco con animaciones muy bien conseguidas para la época, ya que Nemo debía avanzar por 8 diferentes sueños representados por escenarios, que van desde un bosque con enormes plantas y hongos, la casa de los juguetes, la tierra de las pesadillas, hasta la misma casa de Nemo. Los enemigos varían dependiendo del escenario, lo que da mucha variedad, evitando que se vuelva repetitivo. Nemo tiene como única arma para vencer a sus enemigos, arrojar caramelos para detenerlos, sin embargo, existen criaturas que “gustan” de estos dulces y que cuando se los arrojas los comen y en “agradecimiento”, puedes usar sus habilidades. Dependiendo de la criatura, podrán ser las habilidades que adquieras por ejemplo, una rana te ayuda nadar muy rápido bajo el agua y dar saltos más largos en tierra, un topo te ayuda a escarbar en ciertos lugares, una lagartija te ayuda a escalar lugares, etcétera.

Cada una de estas habilidades, cuenta con una animaciones diferentes y especiales cuando los usas, ya que en algunas ocasiones te “pones en la piel” del animal en cuestión o en otras ocasiones, lo usas montándote en él, esto hace que la variación de habilidades sea muy buena y divertida, y que aunque ya se había visto en otros títulos (como en el mencionado Super Mario Bros. 3), en este juego estos “poderes” están muy bien balanceados, lo que significa que hacer uso de tus aliados, no hará que los niveles sean más fáciles, ya que solo te ayudarán a alcanzar ciertas partes para poder avanzar. Cabe mencionar que la dificultad no es para nada un dulce sueño, al contrario, hay niveles (como la casa de los juguetes) que son un verdadero dolor de cabeza, pero que lo entretenido de la historia y lo bien logrado que está el título, hacía que te pegaras a él hasta que lo terminaras.

Little Nemo: The Dream Master, fue una estupenda aventura, que para los inicios de los años noventa, estaba extraordinariamente lograda ya que los gráficos y la música, así como la movilidad, eran de lo mejor que se podría encontrar en la NES en esos ayeres y sin duda, saber que Capcom estaba detrás de este cartucho, era sinónimo de calidad y sí que lo era.

El título es ya todo un clásico para la consola de 8 bits, ya que la calidad, la dificultad y la historia hacían que no lo soltaras hasta que lo terminaras y el final era muy padre… Si lo llegas a encontrar por ahí y tienes oportunidad de jugarlo, hazlo, Little Nemo: The Dream Master es de esos grandes juegos que debes conocer.

Comments

comments

Deja un comentario

Top